lunes, 11 de abril de 2016

Primitive funciona

El particular experimento de Paul Rodriguez con Primitive está funcionando. Cuando Paul decidió dejar Plan B y empezar su propia compañía llovieron críticas y malos pronósticos empresariales... pero una vez más, el californiano plancha tornillos y demuestra que no sólo sabe crear negocios, sino que también es capaz de gestionarlos. 
Lo que está llevando a cabo Primitive Skateboards es, bajo mi punto de vista, digno de mención. No sólo están ofreciendo al público un producto goloso que se convierte en sold out a los dos minutos de colgarlo en la tienda online [que por cierto, GK también tiene una]; sino que están operando con pies de plomo y con más acierto que nunca. 

Nick Tucker fue el primer skater profesional en patinar para Primitive (sin contar a Paul, claro); el local de San Diego es conocido por sus pies mágicos y su carácter rudo... pero desde que entró en Primitive los humos los controla mejor y ya no es tan capullo; o eso dicen sus más allegados. Luego se unió Carlos Ribeiro a la fiesta. El joven brasileño es una máquina de planchar trucos y opino que Paul estuvo muy acertado con la decisión de hacerlo profesional
Más tarde a Bastien Salabanzi se le abrió el cielo y entró a formar parte del equipo profesional de Primitive. El tema de contratar leyendas siempre es una arma de doble filo: por un lado están aquellos skaters que matarían por ver a Salabanzi de nuevo en Flip y que por lo tanto se niegan a aceptar su incorporación en cualquier equipo que no sea el de la marca inglesa. y por otro, corres el riesgo de que nadie compre el promodel de Bastien; no nos engañemos, pocos niños conocen su trayectoria como para gastarse la paga en una de sus tablas. Pero al caso; su incorporación a Primitive me pareció sonada pero acertada. 

[Aquí viene el capítulo en que Shane Oneill deja Skate Mental y entra en Primitive... pero todos sabemos ya de qué va; así que no me extiendo].

Con el tiempo Paul Rodríguez abrió las puertas de su casa a Brian Peacock y Devine Calloway. El primero apareció de la nada y conquistó el mundo con su cadera loca y sus trucos imposibles; el segundo skater es un viejo conocido de la industria. Calloway tuvo la mala suerte de lesionarse y caer en el saco negro de Crailtap, pero el joven sólo necesitó un par de meses de tonteo con Primitive para que Paul volviera a imprimir "Calloway" en una tabla.

El último movimiento comercial de Paul ha sido de lo más agudo. Por un lado ha fichado a Trent McClung; el hermano McClung que pone los pies muy cerca del nose/tail cuando hay que flippear la tabla. No lo soporto.
Y por otro lado, Paul ha tenido el buen ojo de incluir a Diego Najera; un joven mexicano que salió de la nada y que Ammo mantuvo durante un tiempo. [Por cierto, Ammo... què]. Bajo mi punto de vista, Diego es la baza más potente con la que cuenta Primitive en este momento. Además de ser de los pocos skaters que saben patinar con estilo aún yendo en pantalones cortos. 

Primitive está rodando y lo hace con fuerza; el equipo es potente y capaz de hacer cualquier cosa bien hecha... el tiempo acabará de confirmar si Paul estaba o no right all the time.






GK!

1 comentario:

rupesh roshan dijo...

Visit Martopolis.com and buy all digital properties including websites, domains, apps,etc. Check out at : Martopolis.com